Ver perfil

Ven Sígueme Jeremías 30–33; 36; Lamentaciones 1; 3 | Cambiaré su duelo en gozo

Ven Sígueme Jeremías 30–33; 36; Lamentaciones 1; 3 | Cambiaré su duelo en gozo
Por Hernán Felipe Toledo • Publicación #20 • Visualizar online
Puedes ver la clase en el siguiente video o continuar leyendo este mensaje.

Ven Sígueme Jeremías 30–33; 36; Lamentaciones 1; 3 | Cambiaré su duelo en gozo
Ven Sígueme Jeremías 30–33; 36; Lamentaciones 1; 3 | Cambiaré su duelo en gozo
Resumen de la clase
Jehová le reveló a Jeremías que Él congregaría a la casa de Israel y haría un nuevo convenio con ellos. Mandó a Jeremías que adquiriera propiedades en la tierra prometida para simbolizar el retorno de los esparcidos de Israel.
Baruc escribe las profecías de Jeremías y las lee en la casa de Jehová. Joacim, el rey, quema el libro y le sobreviene el juicio de Jehová. Jeremías dicta las profecías de nuevo y añade muchas más.
Jeremías lamentó la destrucción de Jerusalén y la aflicción de su pueblo. Pero aun en su pesar, testificó de la compasión de Jehová. Jeremías comparó la vida de las personas cuando eran rectas con su vida cuando eran inicuas. Le suplicó a Jehová que perdonara a los del pueblo de Judá y los hiciera volver a Él.
Jeremías 30-33: Cautividad y recogimiento
Jehová envió al profeta Jeremías a llamar a Judá al arrepentimiento justo antes de que Babilonia conquistara Jerusalén y llevara a muchos de los judíos a Babilonia. Por esa razón sus advertencias y profecías tienen a menudo un tono de calamidad inminente. No obstante, Jeremías también sabía lo que el futuro les deparaba a los judíos.
30:17 Esperanza también hay para tu porvenir, dice Jehová, y los hijos volverán a su propio territorio.
Cuando los israelitas guardaban sus convenios, Jehová los bendecía de muchas maneras, incluso les dio una tierra prometida. Sin embargo, cuando rompían sus convenios, Jehová retiraba esas bendiciones, y el pueblo quedaba apartado de la tierra prometida o dispersado.
Respecto a esta condición del pueblo, nos encontramos con un pasaje mal traducido:
12 Porque así ha dicho Jehová: Incurable es tu quebranto y grave tu herida. 13 No hay quien juzgue tu causa para sanarte; no hay para ti medicamentos eficaces.
Si analizamos esta misma escritura en la versión inspirada de José Smith, nos daremos cuenta de que el quebranto del pueblo no es incurable:
TJS Jer. 30:12–13 …Tu quebranto no es incurable, aunque grave es tu herida. ¿No hay quien juzgue tu causa para sanarte? ¿No hay para ti medicamentos eficaces?
Aún así, conociendo que hay posibilidad de sanación, ¿es la congregación en un determinado lugar geográfico todo lo que los judíos necesitarían para ser sanados de sus heridas espirituales? Porque efectivamente Jeremías hizo referencia al recogimiento físico en la tierra prometida después del exilio de los judíos en Babilonia. No obstante hay otro componente para la real sanación.
En Jeremías 31:31 en adelante leemos sobre un nuevo convenio, a través del cuál Él pondría su ley en la mente de ellos y la escribiría en sus corazones. El nuevo y sempiterno convenio es la plenitud del evangelio de Jesucristo (véase DyC 66:2) de la cual estamos siendo parte.
32-33
El rey Sedequías mandó a Jeremías a la prisión por haber profetizado que el rey sería llevado cautivo y que Jerusalén sería conquistada por el rey de Babilonia. Mientras Jeremías estaba en prisión, su primo vino a él y le pidió que comprara propiedades en el país natal de sus antepasados, que estaba cerca de Jerusalén. Jehová le reveló a Jeremías que la compra de esa tierra era un testimonio simbólico de que algún día los judíos regresarían de su cautividad y poseerían la tierra prometida una vez más (32:15, 43–44). Esto era algo increíble, sin embargo para el Señor todo es posible y queda claro en los versículos de reflexión de Jeremías y Jehová respectivamente:
17 ¡Ah, Señor Jehová!, he aquí que tú hiciste el cielo y la tierra con tu gran poder y con tu brazo extendido. Nada hay que sea difícil para ti,
27 He aquí, yo soy Jehová, Dios de toda carne. ¿Acaso hay algo que sea difícil para mí?
Finales felices
Hay muchas personas que analizando lo que pasa en sus vidas, sus pecados y desgracias, no pueden visualizar de ninguna manera cómo es que su vida podría tener un final feliz. Algo que ejemplifica las promesas de Jehová en casos similares está en Jeremías 33:
6 He aquí que yo le traeré salud y sanidad; y los curaré y les revelaré abundancia de paz y de verdad.
7 Y haré volver a los cautivos de Judá y a los cautivos de Israel, y los edificaré como al principio.
8 Y los limpiaré de toda su iniquidad con que pecaron contra mí, y perdonaré todas sus iniquidades con que contra mí pecaron y con que transgredieron contra mí.
Jeremías 36: El valor de las escrituras
En Jeremías 36:4–19 leemos que Jeremías le instruyó a su escriba Baruc que escribiera las palabras de Jehová conforme las dictara Jeremías y que luego fuera al templo y las leyera al pueblo. Así lo hizo Baruc, y la noticia de esa lectura llegó a varios príncipes de Judá en el palacio real. Mandaron traer a Baruc y le hicieron leerles las profecías de Jeremías. Cuando las escucharon, sintieron temor y se lo informaron al rey Joacim. El rey pidió que le llevaran el rollo y se lo leyeran. El rey finalmente quemó esos rollos de escritura y ordenó que fueran arrestados Jeremías y Baruc, pero Jehová les ayudó a evitar la captura.
Lo relevante es cómo termina este capítulo, con más escrituras agregadas a las primeras:
32 Y tomó Jeremías otro rollo y lo dio a Baruc hijo de Nerías, el escriba; y escribió en él de boca de Jeremías todas las palabras del libro que quemó en el fuego Joacim, rey de Judá; y aun fueron añadidas sobre ellas muchas otras palabras semejantes.
Jerusalén abandonada, Lamentaciones 1 y 3
“Se ha vuelto como viuda”, en el versículo 1, y “no tiene quien la consuele… todos sus amigos la han traicionado”, en el 2, son expresiones de la Jerusalén asolada.
El profeta Jeremías escribió los lamentos como si Jerusalén estuviera hablando (vers. 12-22). Es sugerido que al leer estos pasajes nos centremos en detectar las consecuencias del pecado. Por ejemplo, la frase “mis vírgenes y mis jóvenes han ido al cautiverio”, en el versículo 18, se refiere a la pérdida de la nueva generación. La frase “mis entrañas hierven”, en el versículo 20, se refiere a la angustia mental y espiritual que experimentamos cuando cometemos pecado.
La conclusión es que si pecamos nos sentiremos afligidos. Tal como enseñó el Presidente Benson:
“Uno no puede hacer lo malo y sentirse bien. ¡Es imposible! Pueden perderse años de felicidad en la tonta satisfacción de un momentáneo deseo de placer. Satanás quiere hacerles creer que la felicidad sólo viene a medida que se rindan a sus tentaciones, pero tan sólo con mirar la vida de los que violan las leyes de Dios sabremos por qué a Satanás se le llama el Padre de las Mentiras” (véase “Un mensaje a la nueva generación”, Liahona, febrero de 1978, pág. 38).
En Lamentaciones 3 se registra que Jeremías lamentó la destrucción de Jerusalén desde la perspectiva del pueblo de Judá. En Lamentaciones 3:1–18 se describe al pueblo inicuo de Judá y su relación con Dios. Pero aún cuando el lamento continúa, hay expresiones más positivas, que nos muestran que debido a que el Señor es compasivo, podemos tener esperanza al saber que Él nos ayudará si lo buscamos. Por ejemplo:
22 Por la misericordia de Jehová no hemos sido consumidos, porque nunca terminan sus misericordias.
32 antes bien, si aflige, también se acompadecerá según la multitud de sus misericordias.
ANUNCIO: La Academia Enlace ya comenzó, y tendremos un primer evento profesional el día sábado 5 de Noviembre: Taller online de Productividad Personal con Aplicaciones Digitales, para que logres ser más productivo en tus tareas, proyectos y en tu vida, usando aplicaciones y algunos métodos eficaces. Puedes comprar el acceso en la página del Evento en Facebook (aquí). Pero, si pagas una suscripción mensual a Enlace de Fe (enlace.crd.co) el acceso en ese caso es gratuito y te llegará la notificación, ya que para los suscriptores, todos los eventos son gratuitos.
¿Te ha gustado?
Hernán Felipe Toledo

Lista de correos, mensajes, artículos y noticias de La Iglesia de Jesucristo - EnlaceDeFe.org

Para cancelar tu suscripción, haz clic aquí.
Si te han remitido este boletín y te ha gustado, puedes suscribirte aquí.
Creado con Revue por Hernán Felipe Toledo.
Huelen 10, Providencia