Ver perfil

Ven Sígueme Isaías 13–14; 24–30; 35 | Una obra maravillosa y un prodigio

Ven Sígueme Isaías 13–14; 24–30; 35 | Una obra maravillosa y un prodigio
Por Hernán Felipe Toledo • Publicación #13 • Visualizar online
Muchas profecías cumpliéndose hoy. Si te perdiste la clase del lunes, puedes verla en el siguiente enlace, que incluimos cada viernes en cada correo.

Ven Sígueme Isaías 13–14; 24–30; 35 | Una obra maravillosa y un prodigio
Resumen de la clase
Isaías predijo la destrucción tanto de Asiria como de Babilonia, que puede asemejarse a la destrucción de los inicuos en la Segunda Venida. Profetizó acerca de la restauración de la Iglesia en los últimos días y la función que ésta cumpliría en el recogimiento de Israel.
Isaías profetizó que los inicuos serán destruidos y los justos recibirán grandes bendiciones en la segunda venida del Salvador. Isaías también testificó que el Salvador es el único fundamento seguro sobre el cual edificar nuestra vida.
Isaías profetizó de la Gran Apostasía y la restauración del Evangelio, incluyendo la salida a la luz del Libro de Mormón. Él profetizó que el Libro de Mormón corregiría las doctrinas falsas y traería gozo a quienes lo leyeran y vivieran de acuerdo con sus enseñanzas.
En lugar de depender de Jehová, el pueblo de Judá buscó la ayuda de Egipto para defenderse contra Asiria. Isaías profetizó que el pueblo de Judá sería esparcido por causa de su rebelión. También profetizó respecto a la Apostasía, la Restauración y la segunda venida del Señor Jesucristo. Isaías testificó que Jehová vendría a salvar a Su pueblo.
Nota: En esta oportunidad traemos una serie de comentarios de autoridades para complementar mejor ciertos pasajes principales de la asignación semanal.
Isaías 14:12-16. “…Subiré al cielo… seré semejante al Altísimo”
Isaías 14:12–16 describe las aspiraciones de Satanás en la vida preterrenal de desafiar el plan de Dios y usurpar Su autoridad. El élder Jeffrey R. Holland, del Cuórum de los Doce Apóstoles, aclaró los motivos y deseos de Satanás:
“Satanás, o Lucifer o el padre de las mentiras —llámenlo como lo llamen— es real y es la personificación misma del mal. Sus motivos, en todos los casos, son maliciosos … Se opone eternamente al amor de Dios, a la expiación de Jesucristo y a la obra de paz y de salvación. Luchará en contra de ellos en toda ocasión y lugar que le sea posible. Sabe que al final será derrotado y expulsado, pero está decidido a arrastrar con él a cuantos le sea posible” (“Somos los soldados”, Liahona, noviembre de 2011, pág. 44).
Isaías 13-14. Varios significados en los escritos de Isaías
“…algunos de los escritos de Isaías tienen doble significado [es decir, más de uno]; es decir, pueden aplicarse a más de una situación o pueden cumplirse en más de una ocasión. A veces también combina frases de doble significado con términos que iban dirigidos a ciertos grupos y que solamente ellos podían comprender. )…
En los capítulos trece y catorce [del libro de Isaías], Isaías escribió acerca del recogimiento de Israel y su triunfo final sobre Babilonia… Se emplea el vocablo Babilonia para referirse a la nación de Babilonia tal como existía en tiempos de Isaías y también para referirse a la maldad del mundo y a los dominios de Satanás en la tierra, los que aquella nación representaba. En sus escritos acerca de Babilonia en estos capítulos, Isaías empleó conceptos que se aplicaban a la caída futura de Babilonia (como nación y como símbolo de lo mundano), al triunfo de Israel y al derrocamiento premortal de Lucifer y de sus huestes (véase Isaías 14:4–23). Sus palabras no solamente son dualistas sino también esotéricas [entendidas sólo por ciertas personas], pues solamente quienes entienden el plan de salvación del Señor pueden captar el pleno mensaje presentado por Isaías. Muchos de los capítulos de Isaías tienen doble significado porque además de cumplirse en tiempos de Isaías, son también un símbolo de acontecimientos que ocurrirían en los últimos días.
“Aparentemente Nefi tenía presente esta riqueza de lenguaje y significado cuando habló de la manera de profetizar entre los judíos. Hay una frecuente referencia a la ley de Moisés, un amplio uso de lenguaje figurado y lleno de imágenes, y frases que son tanto de significado doble como esotéricas. Aunque los lectores modernos no pueden entender plenamente la cultura y época del antiguo Israel, el entender las técnicas y los recursos que Isaías empleó para expresar una plenitud de significado puede dar al lector mayor margen de entendimiento de los escritos de Isaías” (véase El Antiguo Testamento - Manual para el alumno: 1 Reyes−Malaquías, 3ª ed., 2003], pág. 133).
Isaías 13-14 y el significado para la iniquidad de cada ciudad
Isaías 25:9. “Le hemos esperado”
El élder Robert D. Hales, del Quórum de los Doce Apóstoles, compartió el siguiente relato de cómo el presidente David O. McKay tuvo que esperar en el Señor:
“De jovencito, el presidente David O. McKay oraba pidiendo un testimonio de la veracidad del Evangelio; muchos años más tarde, mientras prestaba servicio como misionero en Escocia, recibió al fin ese testimonio. Más adelante escribió: “Fue la reafirmación de que la oración sincera recibe su respuesta ‘en algún momento, en algún lugar’” [Enseñanzas de los Presidentes de la Iglesia: David O. McKay (2004), pág. XX].
“Tal vez no sepamos cuándo o cómo nos dará el Señor las respuestas, pero testifico que en Su tiempo y a Su manera las recibiremos. Algunas respuestas quizás tengamos que esperar hasta el más allá; eso puede suceder con promesas de nuestra bendición patriarcal y con bendiciones que hayan recibido los miembros de la familia. No nos demos por vencidos con el Señor; Sus bendiciones son eternas, no temporarias” (“Esperamos en el Señor: Hágase tu voluntad”, Liahona, noviembre de 2011, pág. 73).
Isaías 28:10, 13. ‘Línea por línea’
El élder David A. Bednar, del Quórum de los Doce Apóstoles, aclaró el modelo del Señor para darnos conocimiento espiritual:
“Creo que muchos de nosotros sin saberlo aceptamos una suposición errónea sobre el modelo del Señor, y esa suposición errónea entonces produce expectativas erróneas acerca de cómo recibimos conocimiento espiritual. Al final, esa suposición errónea y nuestras expectativas mal informadas dificultan nuestra capacidad de reconocer los susurros del Espíritu Santo y de responder a ellos. Permítanme sugerir que muchos de nosotros típicamente damos por sentado que recibiremos una respuesta o un susurro a nuestras oraciones y ruegos fervientes. Además, con frecuencia esperamos que tal respuesta o susurro se recibirán de manera inmediata y súbita. Por consiguiente, tendemos a creer que el Señor nos dará UNA GRAN RESPUESTA RÁPIDA Y TODO A LA VEZ. No obstante, el modelo que repetidamente se describe en las Escrituras sugiere que recibimos ‘línea por línea, precepto por precepto’ o, en otras palabras, muchas respuestas pequeñas durante un período de tiempo. Reconocer y comprender ese modelo es una clave importante para obtener inspiración y ayuda del Espíritu Santo” (“Line upon Line, Precept upon Precept”, New Era, septiembre de 2010, páginas 3–4; cursiva en el original).
Isaías 29:1–4 “Ay de Ariel”
El élder LeGrand Richards, del Cuórum de los Doce Apóstoles, habló sobre el dualismo de la profecía de Isaías en Isaías 29:1—4:
“Si leen [Isaías 29:1–2] con atención, sabrán que él no solamente vio la destrucción de Jerusalén, sino también la destrucción de otra gran nación semejante a Jerusalén. Luego añade:
“‘Entonces serás humillada, hablarás desde la tierra, y tu habla saldrá del polvo; y será tu voz de la tierra como la de un fantasma, y tu habla susurrará desde el polvo’ [Isaías 29:4].
“Nadie en este mundo pudo explicar eso en forma inteligente ni saber qué pueblo vio Isaías semejante a Jerusalén, sin la ayuda del Libro de Mormón. [véase 2 Nefi 26:15–17 )…
“¿Cómo pudo José Smith haber conocido estas cosas cuando el Libro de Mormón fue publicado aun antes de que esta Iglesia fuese organizada, a no ser por el hecho de que el Libro de Mormón es la historia prometida que Dios dijo que saldría a luz para unirse con los anales de Judá? ¿Cómo puede alguien entender esta profecía de Isaías sin la explicación que figura en el Libro de Mormón?“ (En Conference Report, abril de 1963, pág. 118). (Véase el Antiguo Testamento, Manual del Alumno, Religión 302, 1983).
Isaías 29:4 (2 Nefi 26:15–16). “Y será tu voz desde la tierra como la de uno que evoca a los espíritus, y tu habla susurrará desde el polvo”.
Nefi escribió: “…aquellos que serán destruidos les hablarán desde la tierra, y sus palabras susurrarán desde el polvo, y su voz será como uno que evoca a los espíritus” (2 Nefi 26:16). La frase “que evoca a los espíritus” se refiere al espíritu de una persona muerta que da guía o consuelo a una persona viviente. Aunque esa frase puede sonar rara para nosotros hoy, en el pasado transmitía comúnmente el sentido de que los espíritus de personas fallecidas pueden tener una influencia mas allá de la tumba, En un sentido, los nefitas, “que han dormido en el polvo” (2 Nefi 27:9) por siglos, están ahora susurrando “del polvo” (Isaías 29:4) a lo largo de todo el Libro de Mormón.
El élder Russell M. Nelson, del Cuórum de los Doce Apóstoles, explicó por qué para muchas personas en nuestros días el Libro de Mormón sería como algo que “evoca a los espíritus”:
“Isaías describió el espíritu del Libro de Mormón como algo que ‘evoca a los espíritus’ [Isaías 29:4]. Eso repercute en las personas que conocen el Antiguo Testamento, especialmente en quienes son versadas en su lenguaje hebreo. El Libro de Mormón es rico en hebraísmos: tradiciones, simbolismos, modismos y formas literarias. Evoca a los espíritus porque más del 80 por ciento de sus páginas vinieron del mismo marco de tiempo que partes del Antiguo Testamento” (“The Exodus Repeated”, Ensign, julio de 1999, pág. 10).
Isaías 29:11–12, 18–24 EL LIBRO DE MORMÓN
El élder Bruce R. McConkie, del Cuórum de los Doce Apóstoles, describió el papel que juega el Libro de Mormón en la restauración del Evangelio en los últimos días:
“Pocos hombres en la tierra, ya sea dentro o fuera de la Iglesia, han captado la visión de todo lo que es el Libro de Mormón. Pocos son entre los hombres quienes saben la parte que ha jugado y que aún jugará para preparar el camino para la venida de [Jesucristo]…
“…No hay asunto más grande que confronte la humanidad en los tiempos modernos que éste: ¿Es el Libro de Mormón la mente, la voluntad y la voz de Dios para todos los hombres? Porque si lo es, entonces José Smith fue un profeta, el testimonio que dio de Jesús es verdadero, y el plan de salvación del Gran Dios está en pleno funcionamiento” (The Millennial Messiah: The Second Coming of the Son of Man, 1982, págs. 159, 170, 179–180).
Isaías 29:12. “El que no sabe leer”
Emma Smith, quien ayudó a su esposo José Smith en los tiempos de la traducción del Libro de Mormón actuando como escriba, compartió este testimonio:
“Estoy convencida de que ningún hombre habría podido dictar los manuscritos si no hubiese sido inspirado; pues, cuando fui su escriba, [José] me dictaba hora tras hora; y cuando retomábamos la labor tras las comidas o tras una interrupción, inmediatamente comenzaba donde lo había dejado, sin siquiera ver el manuscrito ni hacer que le leyese parte alguna del mismo… Habría sido imposible que un hombre culto pudiera hacer esto; y, para uno tan… inculto como era él, era simplemente imposible.
“José… no sabía escribir ni dictar una carta coherente y bien escrita; mucho menos dictar un libro como el Libro de Mormón. Y, aunque yo era una participante activa en los acontecimientos que tuvieron lugar… es maravilloso para mí, ‘una obra maravillosa y un prodigio’, tanto como para cualquier otro” (“Last Testimony of Sister Emma”, The Saints’ Herald, 1º de octubre de 1879, pág. 290).
Si bien se habla del que no sabe leer, no debe tomarse literalmente como si José no pudiera ser, pues él sabía leer. Más bien es una expresión para mostrar que se trataría de alguien con pocos estudios. Pues, en el versículo anterior aparece que le sería dado el libro al que sabe leer. Obviamente millones saber leer, pero es otra forma de expresar que alguien con muchos estudios diría que no puede leerlo.
Verdades adicionales en el Libro de Mormón sobre Isaías 29
Isaías 35:1. “Se alegrarán el desierto y el erial… y florecerá como la rosa”
“Varias Autoridades Generales han considerado que el establecimiento de los santos en los valles de las Montañas Rocallosas es el cumplimiento de estos versículos de Isaías (véase Milton R. Hunter, en Conference Report, octubre de 1965, pág. 81; LeGrand Richards, en Conference Report, octubre de 1966, pág. 42; Smith, Doctrina de Salvación, Tomo III, págs. 324–325; Orson Pratt, enJournal of Discourses,18:145). …cuando llegaron los santos en julio de 1847. Se podría describir como desierto’ y ‘soledad’ (Isaías 35:1). Los santos inmediatamente comenzaron a trabajar, y pronto los valles desolados de Utah comenzaron a ‘florecer como la rosa’ (vers. 1). Pero esta profecía también puede cumplirse en el establecimiento de los judíos de esta época actual en la Tierra Santa, donde cosas similares están ocurriendo”.
App Clase Ven Sígueme
Si tienes Android y aún no has descargado la aplicación Clase Ven Sígueme, hazlo en app.clasevensigueme.com o buscándola en Play Store como “Clase Ven Sígueme” sin las comillas.
¿Te ha gustado?
Hernán Felipe Toledo

Lista de correos, mensajes, artículos y noticias de La Iglesia de Jesucristo - EnlaceDeFe.org

Para cancelar tu suscripción, haz clic aquí.
Si te han remitido este boletín y te ha gustado, puedes suscribirte aquí.
Creado con Revue por Hernán Felipe Toledo.
Huelen 10, Providencia